Bonjour Parisiens #5: Trueque Vinicius-Mbappé, ¿KFC demandará a Kylian?, y las "exigencias" de Messi para quedarse en el Barça


Tras el escándalo alrededor de Vinicius y El Chiringuito —donde el programa de espectáculos hispano estaría emprendiendo una campaña de desprestigio contra el jugador y cuyo más reciente episodio consiste en una supuesta amenaza que Iñaki Angulo cita textual “como publiques ese video (en el cual Vini se defiende del ataque racista de Pedro Bravo, en una emisión de ese programa) vamos a destrozarte en El Chiringuito” a lo que el titular del show, Josep Pedrerol respondería con una demanda al periodista español, que le contestó que entonces se le revertirá… y así—, hay quienes ven fuera del Real Madrid al talentoso brasileño muy pero muy pronto. Verano de 2023, se dice. ¿Que a qué equipo lo estarían vinculando?… ¡exacto!, ¡al PSG!, ¡faltaba más!

De tal manera, los villanos favoritos de esa prensa amarillista se darían vuelo. El burlón y “provocador” Vini, que “no sabe manejarse como estrella” (ha posteado El Chiringuito en Twitter), jugando en el mismo Club del crack que nunca quiso vestirse de blanco, Neymar. ¿A cambio de quién? Desde luego de la joya deseada por la afición hispana, Mbappé. Quedaría por preguntarse, primero, si aquello de la salida anticipada de nuestro #7 será cierto y segundo, si Kylian estaría del todo convencido de llegar a un equipo enredado con tan tóxicos medios de comunicación… y una directiva que defiende pálidamente a sus estrellas.

Continuando con Kylian pues que los escándalos en torno a su negativa para filmar spots televisivos con firmas de comida que no le gustan, nomás no paran. Resulta que KFC Francia estaría por emprender una demanda en contra del de Bondy. Pero luego aparecía una nota diciendo que era solo la opinión de un directivo y no la posición oficial de la empresa. En fin, que esto continuará.

De Ney no hay notas, al menos en estos días, pero… ¿y Messi? ¡Ah!, por supuesto que no podía quedar fuera de los escándalos que giran alrededor de los Rouge et Bleu. Resulta que habría exigido unas condiciones “exageradas” para su renovación con el Barcelona y que sería éste el motivo (y no los engaños del presidente del club), por el cual llegó a París. Pobres culés, querían pero no pudieron retener al argentino. Revisemos las supuestas exigencias:

  1. Renovar contrato por tres temporadas, es decir, hasta el 2023. ¿En serio les parece grave? ¿No que lo quieren de regreso precisamente en verano de 2023, tras cumplir su contrato con el PSG (que tendría opción a un año, pero ya se habla de dos)? Esto es, justo los tres años supuestamente exigidos por Leo. Baia baia...
  2. Palco privado en el Camp Nou para su familia y para la de Luis Suárez. De modo que el Barcelona sí puede arriesgar patrimonio para aumentar sus deudas de manera initerrumpida… ¿pero no puede ceder un par de palcos a jugadores que le dieron gloria? No pues de retirar algún número (el 10 o el 30) en honor a Messi, a la usanza del deporte estadunidense… ¡ya ni hablamos! Además, ¿Messi no tenía un palco privado? Qué vergüenza.
  3. Eliminar su cláusula de rescisión (sustituyéndola por otra, simbólica, de 10 mil euros). Esa famosa cláusula de los equipos españoles no es otra cosa que una forma de esclavitud moderna y la explicamos con un solo ejemplo. Neymar, que tenía una cláusula de 222 MDE con el Barcelona, terminó ganando 37 MDE netos al año tras su fichaje con el PSG. Por su parte, Pedri, 19 años, tiene una cláusula de 1,000 MDE, un valor de mercado de 80 MDE y su contrato finaliza en 2026. De manera proporcional a la operación por Neymar, el español tendría que ganar 4.5 veces el sueldo de Ney, es decir algo así como 165 MDE netos al año. Pero no, el mediocampista gana… ¡3.5 MDE al año! Sí, menos de la décima parte del sueldo de nuestro mago brasileño. Así que si cualquier club le ofrece ganar digamos 20 MDE al año (acorde al talento que lo cotiza tan alto), tendría que pagarle al Barcelona el equivalente a… ¡50 años de sueldo del jugador! Eso tiene nombre. Se llama esclavitud.
  4. Bono de 10 millones de euros por la renovación. Desde España anunciaron que era un escándalo que el PSG le habría pagado al mismo Messi un bono por firma de un año de sueldo (algo así como 35 MDE netos)… pero hoy se escandalizan por una tercera parte de tal cantidad. Eso también tiene nombre. Hipocresía. ¿O será simplemente pobreza disfrazada de Lewandowski?
  5. Messi habría pedido recuperar el sueldo perdido por los recortes salariales de la pandemia con un interés anual del 3% (la inflación en España fue del 6.55% en 2021). Así que los recortes que se le impusieron a los jugadores culés no fueron por motivos temporales, sino en beneficio permanente de los directivos del club. Recordemos que existen derechos universales (como el de la libertad individual; es decir, ningún contrato en el que una persona decida ser esclavo de otra, es válido en el mundo… al menos en el siglo XXI), como los de los derechos laborales. Pero esas nimiedades poco importan a quienes simplemente buscan impacto en redes sociales.
  6. Avión privado para viajar con toda su familia y con la de Suárez, en Navidad. De nuevo, no entendemos. Si Laporta o Bartomeu viajan en aviones del club a reuniones de la UEFA o a vacacionar en Las Vegas, está justificado por una firma que vive del desempeño de sus futbolistas. Pero si el futbolista de mejor desempeño de su generación pide usar un avión privado durante los festejos más importantes del año… ¡es un despilfarro injustificable!

Hasta aquí las supuestas exigencias que circulan como simple rumor. Que porque le encontraron los mensajes privados a Messi. Claro, los mensajes de los presidentes culés nomás no los localizan.

Y hasta aquí llegamos con la rumorología, que el fútbol FIFA apenas empezará mañana, cuando Francia enfrente a Austria. Que haya suerte para Kylian, porque esto…

¡ESTO ES PARÍS!

soloparisiens.com

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Publicidad

Anuncios

Formulario de contacto