Las 5 razones por las que el PSG puede convencer a Mbappé de renovar


Que Kylian Mbappé juegue en el Real Madrid, RM, es lo natural, el destino de los grandes, además es un asunto del corazón, nos dicen. Aún así, el PSG todavía tiene argumentos importantes para convencer al delantero de 23 años de quedarse en la capital francesa.

Para confirmarnos que el sueño de Mbappé es el de recalar en Madrid nos muestran fotos de su habitación infantil atestada de afiches de CR7, con un jovencito sonriendo y vestido de blanco en primer plano. Muy bien. Y ¿qué desea un hombre de negocios adulto, que habla cinco idiomas (no solo español) del que depende un amplio número de personas (no solo un pequeño entorno familiar)? Perseguir sus sueños, nos adelantan desde El Chiringuito o en airadas columnas publicadas en Marca o AS. 

Pero resulta que el único punto en el que el RM es superior al PSG, es en el histórico. Ni cómo competir con el máximo ganador de trofeos en el mundo. A las trece orejonas que RM luce en sus vitrinas se suman 34 ligas en 120 años de historia (además de múltiples campeonatos nacionales e internacionales), frente a 8 títulos de liga del PSG en 11 años qatarís (10 en toda la historia de 51 años). Mientras los blancos ganan su liga cada tres años y medio, el PSG bajo la tutela del fondo qatarí para asuntos deportivos (Qatar Sports Investments, QSI) lo hace cada año y cuatro meses. Si bien no es un mal inicio, mucho falta para que se acerquen a los merengues. 

Pero, ¿qué creen? Que en el resto de los aspectos de negocios que todo emprendedor considera, el PSG tiene enormes ventajas sobre los blancos. Y ahí van: 

1. La oferta económica. Los contratos del orden de 50 millones de euros (MDE) garantizados (es decir, sin importar las lesiones o eventualidades que sufra el atleta) son cada vez más frecuentes. Estrellas de los deportes estadunidenses o el contrato de Max Verstappen con Red Bull lo avalan. Pues llegó el momento para el fútbol y seguramente será Kylian el primero en hacerlo. No solo eso. Mbappé detenta la segunda mayor transferencia económica, solo después de Neymar. Bien podría ser ésta la causa por la cual los 180 MDE puestos por el RM en el pasado mercado de verano, no fueron aceptados. ¿Qué tal que en el nuevo contrato —con un sueldo anual que ronde o mejore los 50 MDE— se establezca una cláusula de salida para el francés que supere los 222 MDE del PSG-Barcelona por Neymar? El PSG vence sin problemas cualquier oferta económica del RM, incluyendo renunciar a los ingresos por manejo de imagen comercial —como ya sucede con el propio Neymar (Puma) y Messi (Adidas).


2. El proyecto deportivo. En el PSG atestiguamos cada semana verdaderas batallas campales en redes sociales para impulsar a los ‘titis’ parisinos. Michut, Simons, Gharbi, Ebimbe, encabezan una larga y brillante lista. Por otro lado, la actual Selección Francesa cuenta con 7 canteranos del PSG. Además, el Club está por inaugurar las mejores instalaciones de formación y entrenamiento de Europa, con un costo de al menos 300 MDE. ¿Y el RM? Sí, remodeló su estadio con mil 200 MDE (para efectos comparativos citaremos el costo del más caro estadio en el mundo, el de Los Angeles Rams… aproximadamente 5 mil MDE), cosa que ya tiene prevista QSI al terminar los Juegos Olímpicos de París 2024.


Y como Nasser tiene en la mira a los deportes estadunidenses (recientemente declaró que la final de la UCL tendría que generar tanto negocio como el Súper Bowl), no sería raro encontrarnos con algún proyecto de infraestructura re-al-men-te espectacular (como atestiguaremos en la próxima Copa del Mundo). Finalmente, el tamaño del reto deportivo. Para dejar huella indeleble en el RM, Kylian debería ganar más títulos individuales y colectivos que el máximo ídolo merengue, CR7. ¿Tiene el talento? Sin duda. ¿Y el acompañamiento? Hoy, no. Messi, Neymar, Verratti, Hakimi, Nuno, Marquinhos, Donnarumma, representan mucha mayor proyección que sus equivalentes en Madrid. Y por supuesto, con una sola Champions y un solo Botín de Oro, Kylian se convertiría en el máximo ganador no solo de París, sino de toda Francia. Toda una leyenda, vaya. 

3. El entorno político. Para cualquier hombre de negocios (ojo, son cosas que no considera un niño sonriente rodeado de afiches de sus héroes deportivos), contar con el apoyo del presidente de tu país natal (que además es líder mundial en asuntos de lo más complejos), de la Alcaldesa de la Ciudad más importante del mundo occidental (está bien, París compite con New York y Londres… pero Madrid simplemente no entra en esa lista) que surgió de un partido opositor al presidente —es decir, TODO el mundo político galo apoya la permanencia de Kylian en el PSG— es simplemente invaluable. Y para la familia gobernante del poderoso anfitrión de la próxima Copa Mundial, también es prioritaria la permanencia de ‘Donatello’ en el PSG. ¿Qué ofrece RM? Una calurosa bienvenida rodeada de periodistas de toda Europa y, quizás, unas emotivas palabras de la Alcaldesa madrileña —que al terminar el evento saldrá disparada a su próxima cita. En el mejor de los casos, una cena con la familia real… a la que no volverá a ver y de la que no tendrá el menor apoyo para proyectos extra deportivos.


4. La proyección mundial. Ningún equipo europeo había instalado una tienda física en el mercado que es el máximo consumidor mundial, el de los Estados Unidos. Pues bien, el PSG recién abrió la segunda, esta vez en la Ciudad de New York, que la primera fue en la todo-moda-LA. En todo el mundo es frecuente ver jerseys, camisetas, gorras, encendedores, rompe vientos, suéteres… infinidad de productos de todas las colecciones (cuatro o cinco diferentes al año) del PSG. ¿Y del máximo ganador del fútbol de todos los tiempos? Algún jersey… de cualquier temporada, que da lo mismo. Siempre son blancos y nunca se ajustan a las modas de los usuarios conectados con el devenir actual. Además, los próximos dos eventos mundiales, atañen directamente al PSG, el Mundial de Qatar y los Juegos Olímpicos de París. En ambos, Kylian aspira a convertirse en el MVP y a levantar el máximo trofeo. ¿Será importante hacerlo como anfitrión —cosa que ni Pelé, Maradona o Platini consiguieron como jugadores activos?


5. El modelo de negocios. Los estadunidenses llevan una enorme delantera en cuanto a negocios deportivos se refiere. Solo la Premier League —que desarrolló un esquema similar al de la NFL— funciona de esa manera en Europa. En ese modelo norteamericano, que lo es para todo ámbito de negocios, florecen compañías que llamaremos Siglo XXI, como Airbnb, Tesla, Facebook, Amazon o Spotify, por mencionar a un puñado. Pues bien, el PSG cuenta con una estructura profesional y un financiamiento orientado al rendimiento similar a aquellos. El dueño del Club es un fondo de inversión del gobierno qatarí, QSI, a través del cual aquel pequeño país árabe invierte en actividades deportivas. Ojo, no es directamente el gobierno de Qatar o el Emir y ni siquiera un fondo soberano (como suelen llamarse tales instrumentos), sino un fondo especializado para deportes, fundado apenas en 2005.


¿Por qué es tan importante el deporte en un país de 3 millones de habitantes, de los cuales menos de un millón son ciudadanos con plenos derechos? El deporte favorito del presidente de QSI, Nasser Al-Khelafi miembro de la familia gobernante, es el tenis. ¿No sería lógico desarrollar un torneo de ese deporte para que tuviera ya un rango interesante en el mundo del tenis? ¿O qué tal una carrera de Fórmula 1, que resulta espectacular y concentra la atención del mundo? Pues porque ambos eventos, el torneo o el Grand Prix, acapara la atención solo dos o tres semanas del año. Y la supervivencia de Qatar como nación independiente se practica… ¡52 semanas al año! Pero ese tema lo abordaremos en otro momento, para cerrar con el esquema de negocios del RM, que se basa en la dinámica social de países que solo practicaban la democracia en sus clubes. De ahí que para España, Italia, Argentina o Brasil, sean tan importantes en su tradición. Solo ahí votaban, solo en su presidente —electo por apasionados aficionados— tenían un representante efectivamente popular, al que con gusto delegaban responsabilidades económicas y financieras, cosa que los ciudadanos en Estados Unidos practican desde siempre, al acudir a las urnas. Así que la elección y el depósito de confianza económica en la directiva se hicieron obsoletas al llegar la democracia. Que los asociados al Madrid o al Barcelona no lo hayan descubierto, no es problema de los negocios. Mucho menos del PSG. Y menos aún de Mbappé. 

Así que al revisar no solo la historia y los títulos del RM, sino una serie de asuntos que competen a un joven hombre de negocios, ¿cuál es la decisión que debería tomar el astro de Bondy?, ¿la gloria que se le negó a Hugo Sánchez y Butragueño, pero que tienen de sobra Ronaldo o CR7? ¿O tal vez debiera invertir (tiempo y esfuerzo) en Prime Video… y olvidarse (al menos por el momento) del viejo y arrumbado (pero eso sí, brillante) reproductor de DVDs?

soloparisiens.com

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Publicidad