Neymar, incapaz de levantar cabeza y ayudar al PSG


Como todo el equipo en la derrota por 3-0 ante el Mónaco, Neymar tuvo un partido flojo, incapaz de iluminar el juego del PSG. El brasileño se mostró nervioso, y L'Équipe señala que la sustitución del jugador al 77' parece una «desautorización» por parte de su entrenador. 

Los pitidos recibidos durante el PSG 3-0 Bordeaux hace más de una semana no ayudaron a que Neymar tuviera algún arranque de orgullo. En cualquier caso, nada de esto se vio sobre el césped del Mónaco (3-0) donde el brasileño realizó una actuación mediocre, incapaz de iluminar el juego del PSG. Incapaz incluso de despejarse, siendo Neymar, cuando está en su mejor momento, un jugador autosuficiente por las diferencias que marca regateando. Pero no ante el Mónaco este domingo donde su técnico le sustituyó en el minuto 77'. 

Mauricio Pochettino ha reemplazado muy poco a sus estrellas ofensivas anteriormente. Sorprendido cuando se fue, Neymar no saludó a su entrenador cuando se incorporó al banquillo, indica L'Équipe. Para el diario, este cambio «suena como una desautorización brutal, un gesto fuerte». La más mínima sustitución de Neymar, Messi o Mbappé exige una gestión concienzuda de esos pesados ​​egos inflados con los triunfos adquiridos a lo largo de sus carreras, esos inmensos talentos que «pueden ser decisivos en cualquier momento» según palabras del propio Pochettino tras el partido. 

Sin embargo, este domingo, Neymar se mostró nervioso dos veces ante los duelos con Aguilar y Fofana, y Mauricio Pochettino lo reemplazó. Sin alterarse como ya lo ha hecho, esa tensión dice mucho sobre sus «señales de cansancio o su dudosa implicación», se puede leer en L'Équipe. Desde su regreso de la lesión hace casi un mes, el brasileño ya no tiene una columna vertebral tan viva, ya no regatea, y su actuación ante el Mónaco es el ejemplo perfecto. 

Neymar ya no es tan delgado, además cada vez tarda más en volver a un alto nivel tras sus lesiones, su cuerpo envejece mientras su estilo de vida no se asienta. A sus 30 años, y después de haber disputado más de 650 partidos profesionales, no puede seguir actuando como si nada.

soloparisiens.com

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Publicidad